Hola amigos, reciclar es de lo mejor que hay para el medio ambiente, pero también para nosotros porque no sólo damos rienda suelta a nuestra creatividad, si no que ahorramos mucho cuando sustituimos unos materiales por otros que nos salen gratis, ya que los íbamos a deshechar y acabarían en la basura.

Pero claro, hay que guardarlos y no siempre tenemos espacio o no sabemos cómo hacerlo.

 

  1. Cajones: Para organizar lo que mejor me van son los cajones y las cajas: Los cajones me permiten ir metiendo todo sin excesivo orden y suelo tener un cajón dedicado para cada tipo de material o si son muy pequeños para varios. Luego dentro del cajón puedo tener cajas que lo dividen para organizarlos mejor. Si tenéis niños, lo mejor es que pongáis protectores para que no se puedan abrir o simplemente dejad en los cajones de abajo lo más inofensivo: piezas grandes que no sean peligrosas, cartones, botellas de agua vacías, … Y en los cajones altos, donde no lleguen, poned lo más delicado o que pudiera ser peligroso para ellos porque sean piezas pequeñas o algo tóxicas
  2. Las bolsas colgadas y las fundas de los Cds también me sirven. Son muy prácticas sobre todo para globos rotos, corchos, pinzas rotas… Y si las tengo en alto, no me tengo que preocupar ni de los niños, ni de los gatitos que son muy curiosos.
  3. Estanterías: suelo tener ahí trabajos terminados para que se sequen y las revistas o periódicos (de estos guardo muchos porque me sirven o bien para proteger el suelo, o bien para manualidades como el papel maché, cartapesta, cestería…) En las estanterías pongo también en alto los materiales más tóxicos para que no lleguen los niños y tampoco los animales.
  4. Cajas y cajitas decorativas: Pues si. Uno de mis trucos es tener cajas muy bonitas con las que decoro la mesa, la encimera… quedan muy decorativas y alegran cualquier rincón, pero dentro de ellas ¡¡¡¡hay de todo!!!! Os pongo ejemplos: restos de servilletas de otros decoupage; cáscaras de huevos; anillas de refrescos y tapones pequeños; collares y pulseras que se han roto; cerillas quemadas; cromos y papeles pequeños; cajitas de varios materiales que están en el cajón dando vueltas como por ejemplo una moneda que me encontré, un trozo de un pendiente que quiero reciclar; una cremallera que anda por ahí dando vueltas…
  5. Organizadores de tela o plástico para zapatos. Ahí la verdad es que suelo tener de todo lo que necesito, porque lo cuelgo cerca de donde estoy trabajando y en un momento alcanzo a la cinta adhesiva, pegamento o tijeras.
  6. Bolsillos: los bolsillos los tengo en el delantal para los materiales que necesito en el momento, por ejemplo los tubos de recambio de pegamento de silicón para poder reponerlo en cuanto lo necesito.
  7. Los tubos de papeles de regalo: estos son especialmente aparatosos a veces y en mi caso lo he solucionado gracias a un jarrón de cristal grande de diámetro y de paredes muy altas. Ha quedado muy bonito y ahí puedo meter los papeles enrollados sin problemas.
  8. Jarrones para las conchas y los cristales de la playa que decoran la casa y además te ayuda a mantener un orden.
  9. Las cajas con cajoncitos clasificadores. Estos los utilizaba mi marido para los tornillos y yo los utilizo par cuentas clasificadas por colores, piedras pequeñas y cristalitos de colores… Es de lo más práctico que tengo.
  10. OJO A LA CANTIDAD: No podemos guardar más de la cuenta aunque queramos porque nuestro espacio en casa es limitado y os lo digo por experiencia. Cuando nos ponemos a guardar demasiado, tendemos a acumular y cuanto más acumulemos, más difícil es mantener un mínimo orden y cuando eso ocurre, es difícil también limpiar. Puede uno pasar horas limpiando, lo que antes se limpiaba en 5 minutos. Cuanta más cantidad menos espacio, más cosas dejarás en la encimera de trabajo y más tiempo tardarás en limpiar. Por eso, una vez que tengo el espacio determinado asignado para un material, reciclo hasta que lleno ese espacio y el resto lo regalo o lo llevo al contenedor de reciclaje. Procuro seguir esta pequeña regla para que la habitación que utilizo para manualidades esté lo más ordenada posible.
  11. Ten algún gancho en la pared o una barra con ganchos. Es muy útil. En mi caso me viene muy bien cuando se presenta alguna visita y tengo que quitar el trabajo en curso del medio sin perderlo de vista y así cuelgo rápidamente las piezas pequeñas en una cestita o en una bolsita. Normalmente lo tengo vacío para utilizarlo en lo que yo llamo: “orden express” jijijij antes utilizaba un cajón, pero ahora me viene muy bien esta idea.
  12. LOS MATERIALES ORGÁNICOS: hojas, semillas, cáscaras de naranja… estos se descomponen si se meten en un lugar hermético y sin ventilación o con humedad. Lo mejor es tenerlos en cajas que no sean herméticas y con agujeros y bien ventilados. Les suele ir muy mal en bolsas de plástico por ejemplo.
  13. Los restos de lana: Aquí tengo varios recursos y os cuento. Por un lado reutilizo los tubos de cartón de los rollos de cocina. Ahí pongo los restos de lana de varios colores y los tengo a mano para los niños. Por otro lado, también muy bueno para los niños, tengo un bol o una caja repleto de restos de lana organizadas con goma eva o foami (así reciclo los restos también) y que además puedo colgarlos cerca de la zona de trabajo.
  14. Pon un nombre a cada cajón: Parece una tontería pero ayuda muchísimo. Yo pongo palos de polo pintados con pintura de pizarra para poder borrar los letreros si cambio de opinión a lo largo del tiempo. Los palos de polo los pego en el cajón o caja con cinta adhesiva de doble cara. Es muy práctico porque así podrás intercambiarlos de cajas, estanterías y cajones. En vez de palos de polo también puedes poner cartones, cartulinas, tapones, pegatinas… lo que tengas más a mano, pero que se vea muy claro el nombre, porque cuantas más cosas tengas, más tiempo te pasas buscando un material en concreto que no recuerdas en qué caja estaba.
  15. Los materiales que pueden manchar. Estos son delicados. Témperas, óleos, betún… todos estos si se guardan con despiste y prisas y mal cerrados pueden desencadenar un desastre en la caja, estantería o cajón jijiii Ten siempre en ese lugar una bandejita de plástico (de las de verduras o carnes), papel albal, una caja de plástico que no uses… y pon ahí este tipo de materiales.
  16. Reciclaje de bricks y materiales de restos de comidas: Nunca los guardes sin enjuagar y lavar antes o el olor acudirá sin piedad jajaja! Parece algo muy obvio, pero ahí lo dejo 😉 Los bricks puedes guardarlos según los vayas a utilizar: desmontados y abiertos (para usarlos laminados y recortados) o bien enteros (para hacer cestas, cajitas, casitas de pájaros…)

Y así es más o menos cómo lo hago yo en casa. Espero que os hayan sido útiles estos tips de cómo organizar el material de reciclaje para manualidades. Igual vosotros tenéis más tips interesantes. Ya me contaréis porque estaré encantada de llevarlos a la práctica.

Un beso!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *